Ante las advertencias del Ejecutivo sobre un posible recorte de $77 millones al Departamento de Agricultura (DA), miembros de la Asociación de Agricultores se reunieron este lunes con el representante novoprogresista Urayoán Hernández para insistir en la necesidad de que se preserven los subsidios que se conceden a esa industria a través de la “Ley de Incentivos Contributivos Agrícolas” (Ley 225-1995).

En específico, Héctor Cordero, presidente de la Asociación de Agricultores, reclamó que se mantengan las ayudas dirigidas al pago de salarios agrícolas, las que se conceden a base de la producción, y las que están dirigidas a promover la inversión en esa industria. 

“Tocar la agricultura, más aún cuando se ha estado haciendo mucha fanfarria de que ha ido en aumento (esa industria), sería declararle una muerte lenta a un sector que verdaderamente ha demostrado que puede producir, que puede aportar a la economía”, manifestó Cordero durante una conferencia de prensa celebrada tras reunirse con el representante de la minoría parlamentaria. 

“Mientras muchos países del mundo subsidian, y su agricultura es de gran importancia, aquí vemos cómo se atenta contra ella”, añadió.

Cordero planteó que existen subsidios que concede el DA que son “opcionales” o “discrecionales”, y que no aplican uniformemente a todos los sectores agrarios, pues se otorgan según se necesitan en circunstancias particulares. Señaló que, ante la crisis fiscal del gobierno, es hacia esas ayudas que deben ir los recortes.

“Si en algún momento hay algún incentivo de los que son incentivos opcionales, como, quizás, el del abono o, quizás, algún incentivo como el que le daban a los ganaderos de leche, de novillas, pues si tenemos que prescindir de él, tenemos que entenderlo”, sostuvo el líder de los agricultores.

“Pero aquéllos que, por años, han estado dentro de la ley, y que el agricultor los toma como parte de los ingresos que tiene para poder ser competitivo y poder garantizar el precio que se les está dando a los productos, pues esos hay que respetarlos, y esos, donde están escritos es en la Ley 225”, añadió.

Estimó que la industria agrícola podría soportar un recorte de entre $5 millones y $10 millones. 

Mientras Cordero y otros agricultores se reunían con el representante del Partido Nuevo Progresista, los presidentes legislativos se encontraban en La Fortaleza con el gobernador Alejandro García Padilla para discutir detalles del nuevo plan que se propone impulsar el Ejecutivo para atajar la crisis fiscal, y sobre el presupuesto que próximamente presentará ante la Legislatura para que rija durante el próximo año fiscal. 

Durante la tarde, el primer ejecutivo discutiría el asunto con el resto de los miembros de la Conferencia Legislativa del Partido Popular Democrático (PPD).

Aunque todavía el plan de ajuste fiscal y presupuestario no ha sido confirmado, el representante Hernández aseguró que el recorte de $77 millones es “inminente”.

“Si el gobierno tiene como norte desarrollar la agricultura, entiendo que un recorte de $77 millones va a eliminar la agricultura, y si no se elimina se van a ver afectados los consumidores”, puntualizó el representante por el distrito de Orocovis, Villalba, Barranquitas y Coamo.

Hernández dijo que examinará la Ley 225 para conocer todas sus disposiciones, y anticipó que presentará una resolución para investigar el impacto económico que podrían tener la reducción presupuestaria del DA.